Categorías

Utilidades

Marcas

Tipos de mascarillas desechables

La mascarilla desechable es una forma de protegernos de las amenazas que respiramos durante la jornada laboral o de la contaminación ambiental que sufrimos en las grandes ciudades.

En este artículo nos centraremos con las mascarillas desechables relacionadas con el trabajo, es decir, aquellas que se utilizan más comúnmente por trabajadores que necesitan protegerse las vías respiratorias durante parte de su jornada laboral.

Antes de nada comentar que la peligrosidad de de no utilizar una mascarilla “sea desechable o no” en una actividad diaria, repetitiva, donde uno mismo va inhalando los vapores nocivos, contaminantes, perjudica gravemente la salud. Hay una frase que lo resume muy bien que un día un cliente nos comento que decía: “existimos porque respiramos, hay que cuidar qué respiramos”. Hagámosle caso. Respiremos bien.

Principalmente existen dos tipos de mascarillas desechables o dos campos diferenciados donde se usan:

Mascarillas para la sanidad. El campo sanitario-quirúrgico es de los más habituales. Médicos, dentistas, enfermeras, auxiliares, farmacéuticos e incluso pacientes están muy acostumbrados a llevar mascarillas desechables.  El principal factor de riesgo es la contaminación, transmisión de virus, contagios o posibles infecciones que se transmiten en el aire, inhalando, respirando. 

Estas mascarillas pretenden ofrecer una barrera física que en la mayoría de los casos no requiere válvulas de exhalación. El objetivo principal es evitar la propagación de aire, la saliva o, en algunos casos, el contagio por sangre. Aún así, la higiene y la seguridad mínima ya requiere de unas mascarillas desechables EPIS y para grados de seguridad mayor el nivel técnico de las máscaras se incrementa exponencialmente.

Aunque cada día hay más modelos de todos los colores, la mayoría de mascarillas de un solo uso son de color blanco, y por tanto, el campo de la sanidad las ha integrado de forma muy normal a su vestuario laboral habitual que todos conocemos: batas blancas, pantalones blancos, zapatos blancos… y por tanto: mascarillas desechables blancas.

En segundo lugar existen las mascarillas desechables para trabajos con riesgo de inhalación de partículas. Por ejemplo: obreros, pintores, soldadores, decapantes,  mecánicos, carpinteros, químicos, mineros, fundidores, vidrieros, trabajadores en fábricas de textil y artesanos…Incluso para trabadores de granzas, con contacto en piensos y abonos. En definitiva todos aquellos trabajos que requieran de una protección respiratoria básica hasta la muy requerida. Dónde la humedad, el calor, el olor o las sustancias orgánicas perjudiquen levemente la respiración.

Se aconseja que dichas mascarillas contengan una pequeña válvula de exhalación en el exterior que facilita la expulsión del aire y una menor resistencia a la respiración (como si no llevemos nada puesto).

Es importante conocer que cada mascarilla combate contra un tipo de contaminantes. Algunos de los más habituales son: polvos, partículas y aerosoles sólidos o líquidos que pueden ser de base acuosa u oleica, aerosoles de ácido crómico, humos y polvo tóxico, fibras de amianto, cadmio, cobalto, arsénico, plomo, níquel, fosfórico, aceite, taladrinas, etc.

Dos ejemplos claros de usos que van en auge en el momento son las mascarillas para contaminación en moto o bicicleta y, por otro lado, el uso de mascarillas en parkings subterráneas o líneas subterráneos. En ambos casos se utilizan en grandes ciudades cuya contaminación sigue en niveles altísimos y la reiteración puede afectar verdaderamente la salud de todos nosotros. 

Tipos de mascarillas desechables

Según el grado de protección encontramos máscaras desechables FFP1, FFP2 y FFP3.

Nos explicamos: el primer tipo, FFP1 combaten partículas de baja toxicidad en bajas concentraciones. Las mascarillas FFP2 protegen contra partículas sólidas y líquidas de baja y media toxicidad. También sirven para combatir contra el polvo de metales no ferrosos, humos metálicos de soldadura, gases y nieblas de distintos materiales como plomo, aluminio y manganeso. El tercer caso, las mascarillas FFP3 son las indicadas para partículas sólidas y líquidas de media y alta toxicidad. De igual manera, sirven para luchar contra polvo de metales y nieblas, industria farmacéutica, fabricación de baterías y pilas Ni-Cad, protección frente a riesgos biológicos. Es importante consultar esta particularidad antes de comprar las mascarillas.

¿Qué significan las siglas TLV? 

El TPV en protección respiratoria es el valor límite umbral. El TPV es el umbral de concentración generalmente expresado en partes por millón (ppm) para expresar la seguridad de la gente expuesta a sustancias peligrosas presentes o suspensas en el aire.

¿Porqué comprar mascarillas desechables?

La pregunta de si nos sale más a cuenta, económicamente hablando, usar una mascarilla desechable o bien comprar una mascarilla reutilizable es interesante. Las empresas que buscan unas mascarillas desechables – de un solo uso – son empresas que buscan precio, comodidad e higiene.

Por pasos: precio de venta. Comprar mascarillas desechables es mucho más barato. Además, cuanto más compremos, más barato saldrá.  Más cantidad, menor precio. Higiene: importante cuestión puesto que por razones de seguridad alimentaria, médica o incluso industrial muchas empresas estrenan día a día nuevas mascarillas (y más productos o vestuarios desechables) para conseguir niveles óptimos de seguridad e higiene. Reutilizar una mascarilla podría suponer incurrir en unos posibles costes más altos que utilizar una mascarilla nueva día a día. Además, el hecho de trabajar con un EPI completamente nuevo permite trabajar con la máxima eficiencia, sin riesgo y con total seguridad.

También es importante recalcar que existen diferentes tipo de mascarillas desechables según su fabricación: tipo papel, polipropileno, plástico o derivados similares con añadidos foam para hacer más confortable la máscara.

A muchos preocupa la usabilidad de las mascarillas. Preguntas del tipo ¿Son cómodas? ¿Son fáciles de poner y quitar? ¿Se pueden reutilizar? ¿Cuánto dura el efecto de la mascarilla?

Empecemos comentando que cada mascarilla es un “mundo” y como pasa con  la mayoría de prendas o complementos cada uno se sentirá mejor con uno u otro modelo. Sin embargo es necesario decir que en los últimos años el confort, empezando por la suavidad de tacto, ha mejorado muchísimo. Todo ello contribuye que realmente uno puede llegar a olvidarse que lleva una mascarilla puesta.

Poner y quitar una mascarilla es realmente un “visto y no visto”. Únicamente en algunas máscaras no desechables de gran tamaño, panorámicas, se deben seguir unas precauciones para colocársela adecuadamente.  De todos modos, no se preocupen, llevan instrucciones, como si de un mueble a fascículos se tratara.

Reutilizar una mascarilla desechable básica, de polipropileno, no es recomendable. Sin embargo las mascarillas autofiltrantes, con o sin válvula se pueden reutilizar. En todos los casos la reutilización se debe valorar, existirán algunas tareas que no lo permitirán puesto que el desgaste será mayor y, por el contrario, en algunos trabajos que el deterioro será mínimo. Aquí hay que tener en cuenta realmente la protección a las vías respiratorias puesto que si lo que queremos es bajar el precio de las mascarillas lo conseguiremos (hasta un 50% de descuento si las utilizamos dos días) pero seguro que no nos aconsejaremos “bajar el precio” nuestra salud.

La duración de una mascarilla desechable básica es de unas horas, dependiendo del desgaste y de su utilización. La duración de las mascarillas autofiltrantes también se verá condicionada por el uso aunque la durabilidad es mayor (incluso de reutilización). Es importante ojear la ficha técnica de la mascarilla en cuestión para ver los valores a que se deben exponer y aproximar una vida útil.

Comprobaran que el gráfico que les sigue a continuación la línea de la protección llega incluso a valores negativos. Simplemente explicar que si llevamos una mascarilla autofiltrante, desechable,  durante varios días (o horas) llegaremos a un grado de protección que puede ser negativo puesto que la mascarilla no está preparada para expulsar los humos, vapores o gases acumulados dentro de ella y por lo tanto lo inhalaremos continuamente solamente con llevarlas.  

Duración mascarillas desecahbles

¿Cómo elegir correctamente un equipo de protección tipo mascarilla?

  1. Identificar el contaminante o riesgo de contaminación.
  2. Conocer si precisamos combatir contra polvos, vapores, gases, humos metálicos, aerosoles líquidos, etc
  3. Evaluar el riesgo de contaminación.
  4. Deberemos analizar los niveles de exposición para descartar unas u otras mascarillas. En este punto también es importante darnos cuenta si este equipo debe ir en consonancia con otros equipos de protección personal (EPIS) tales como guantes, gafas de seguridad, cascos, etc.
  5. Seleccionar la mascarilla de protección respiratoria más adecuada.
  6. Dejarse aconsejar por un técnico o personal especializado en comercializar dichas protecciones es muy recomendable para no equivocarnos.
  7. Entrenar los movimientos habituales para disponer de un uso correcto de la mascarilla.
  8. Importante realizar el entrenamiento antes de someterse al trabajo.

 

Es importante destacar que recurrir a las mascarillas o cualquier equipo de protección individual debe ser el último paso para protegerse uno mismo puesto que lo primordial, tal y como establecen las normativas estatales es remediar el foco emisor de contaminación: sea físico, químico o biológico; o bien, sobre el medio de transmisión: sea agua o aire. Cuando no sea posible remediarlo o simplemente se desprenda la contaminación o el riesgo de contaminación fruto del trabajo realizado se deberá utilizar obligatoriamente las máscaras o los EPIS. Queda claro entonces que la protección individual o personal es la última que se debe recurrir siendo de mayor importancia una correcta implantación.  

¿Qué marcas de mascarillas recomendamos?

Desde nuestra prospectiva, en el sector de los EPI’s des del año 1983, recomendamos encarecidamente las marcas 3M, Clímax, Sibol, Total Line Protection (de 3L), Ave Protección y Personna. La rigurosidad en su fabricación, materiales y calidad de acabados permiten trabajar con total confianza, en todas ellas. 

Tipos de marcas mascarillas desechables

La marca 3M ofrece todo tipo de protecciones cómodas y eficaces, especialmente diseñadas para garantizar la seguridad de los trabajadores con los mejores controles de seguridad. 3M es una empresa multinacional de EEUU dedicada a investigar, desarrollar, manufacturar y comercializar tecnologías diversificadas, ofreciendo productos y servicios innovadores a sus clientes en diversas áreas tales como las máscaras y mascarillas de seguridad.  Un buen ejemplo seria una de las mascarillas 3M de la serie 8000 que ofrecen una protección respiratoria ligera, cómoda y eficaz contra polvo y niebla. Están diseñadas con una forma convexa y con un diseño de doble liga, con espuma en la zona de la nariz y un clip nasal. Todo ello asegura que se nos coloque y nos encaje en todos los rostros y cara.

En referencia a Clímax, comentar que es uno de los fabricantes españoles de Equipos de Protección Individual (EPI) más importantes. Las mascarillas Climax han sido diseñadas y fabricadas en España. Todas ellas homologadas por los laboratorios del Estado competente e obteniendo la certificación CE.

Las mascarillas de Sibol forman parte de todos los equipos de protección individual EPI. En su mayoría se ofrece una protección a las vías respiratorias tales como mascarillas autofiltrantes, buconasales, de visión total o incluso equipos de escape.  Entre los modelos de Sibol que recomendamos se encuentran las Mascarillas 330 Carbón P2VC FFP3. Dicho modelo combate a partículas y a aerosoles líquidos o sólidos. Además, protege también en tareas de soldadura gracias a su capa de carbón activo.

Total Line Protection ofrece una gama de máscaras y mascarillas también de alta calidad. Es una marca que forma parte del grupo empresarial 3L International y sus equipos que comercializan bajo la marca Total completan todos los riesgos existentes en la industria a parte de la protección a las manos mediante guantes que se realiza bajo la propia marca 3L. Una mascarilla recomendada de Total es el modelo Kliner para polvos comunes y aerosoles de media toxicidad. Lo interesante de esta mascarilla es su precio en relación a su calidad puesto que se obtiene una resistencia a la respiración muy baja.

ABE Protección dispone de varias series de mascarillas desechables autofiltrantes entre las cuales nos es complicado nombrar solamente algunas destacables. Junto con las demás marcas de mascarillas la calidad de las mismas y de sus componentes es óptima.

Por último pero no menos importante, Personna, dispone una gran variedad de artículos de protección laboral entre los que encontramos las máscaras y mascarillas respiratorias de gran eficacia. La calidad junto con su diseño y materiales usados nos permiten trabajar con unas mascarillas respiratorias confortables y eficientes.

¿Problemas respiratorios comunes?

No utilizar las mascarillas respiratorias y, por tanto, inhalar algunas de las sustancias descritas anteriormente puede causar graves problemas. En primer lugar, como efectos preliminares, puede ser habitual que se le vaya a irritar la nariz y/o la garganta. Tales síntomas dan  mucosidad e irritación en las vías respiratorias superiores.

En segundo lugar, no protegerse las vías respiratorias con un equipo de protección EPI puede le puede dar bronquitis, síntomas como de gripe, catarro o incluso asma.

Es importante conocer que cuando un trabajador desarrolla problemas de respiración, tos, fiebre, dolores musculares y/o malestar general entre cuatro y seis horas después de haber sido expuesto a la substancia y, estas se repiten, sin duda estaremos ante un síntoma clave de que su “enfermedad” puede estar relacionada con su trabajo. No olviden que la mejor solución es la prevención y aún más en temas de protección respiratoria.

También es relevante aconsejar fuertemente a los trabajadores que estén expuestos al polvo de carbón, asbestos o sílice durante más de 20 años puesto que pueden producir la enfermedad conocida como enfisema pulmonar.

Principales causas de los problemas respiratorios comunes de no utilizar una protección adecuada

Existen riesgos respiratorios durante la jornada laboral tales como la inhalación de polvo, humos, gases, vapores o rocíos. Algunos de estos riesgos pueden acabar siendo una enfermedad respiratoria.

Algunas de las substancias que están en el aire y que pueden causas problemas en un futuro inmediato son:

-          Polvos derivados de materias como madera, algodón, carbón, asbestos, sílice o talco.

-          Polvos derivados de la fabricación de cereales o café, pesticidas, derivados de medicamentos o enzimas, metales y/o fibra de vidrio.

-          Humos procedentes de metales que están siendo calentados y enfriados rápidamente, que desprendan partículas sólidas muy ligeras y casi transparentes a la vista que se quedan en el aire. Ejemplos de trabajos: soldadores, fundidores, personal que trabaja en las calefacciones para casas, aquellos que trabajan forjando cerámicas, en fabricación de plástico y en operaciones con caucho o hule.

-          Humo derivado de la quema de materiales orgánicos. Este humo puede contener una gran variedad de polvos, gases y vapores muy variada. Todo dependerá del material que se esté quemando y de la distancia de inhalación. A modo de ejemplo: el cuerpo de seguridad de los bomberos sufren un riesgo muy elevado.

-          Gases o vapores como formaldehido, amonio, cloro, dióxido de azufre, ozono y óxidos nitrosos. Normalmente producidos después de una reacción química y/o en trabajos expuestos a muy muy altas temperaturas tales como trabajos de fundición, hornos o incluso para tareas de limpieza de los mismos.

-          Gases de aerosoles, especialmente malignos para pintores que trabajen en obviamente en punturas, barnices o en lacas.  En este punto también es recomendable avisar a los  peluqueros que día a día utilizan fijadores para el cabello, en lacas o gases similares.

-          También gases y vapores procedentes de pesticidas, productos de limpieza, ácidos, aceites...

En resumidas cuentas, el uso de mascarillas desechables repercute directamente a la salud del usuario, no impide bajo ningún concepto trabajar con toda la eficiencia, tampoco representa una carga económica elevada en términos de precio y durabilidad, por supuesto evita daños a largo plazo y se aconseja pedir información antes comprar cualquier mascarilla para asegurarse una buena y correcta protección.

>>Click AQUÍ para ver los PRECIOS de las mascarillas

Por último recomendarles que dispongan de todas las protecciones personales, EPIS,  puesto que desempeñan un papel importantísimo en nuestras vidas laborales y, por tanto, afectan directamente a nuestras vidas personales. 

Es posible que nos quede más de una información en el tintero. Agredeceremos una consulta ante cualquier duda o sobre cualquier información que se quiera añadir siempre será bien aceptada. 

En planas.pro encontrará un amplio catálogo de mascarillas desechables divididas tanto por uso como por precio, así pués encontrará desde mascarillas desechables baratas hasta mascarillas más técnicas.