Categorías

Utilidades

Marcas

Lonas, toldos y cobertores de polietileno

Analizamos a fondo los diferentes toldos, lonas y cobertores de rafia de polietileno. Resolvemos algunas preguntas técnicas sobre su fabricación, sobre su composición, sus cualidades, sus ventajas, sus tamaños y sus no recomendables medidas y por supuesto sus limitaciones o riesgos de colocación.

>> Acceder aquí para ver los PRECIOS de los diferentes modelos disponibles

Nombramos indistintamente un toldo, una lona o un cobertor. Con ello nos referiremos al mismo artículo puesto que son tres formas de comúnmente designarlos. Sin embargo, es fácil averiguar que cuando uno quiere dar sombra o tapar un espacio cerrado se le denomina más frecuentemente “toldo”. En cambio, por otro lado, cuando uno quiere cubrir material, leña, bicicletas… se le denomina más corrientemente “lona”.

Ahora bien, para realizar dicho “estudio de los toldos y lonas” hemos accedido al Diccionario de la Real Academia Española para buscar la palabra “toldo”. Definición exacta: Pabellón o cubierta de tela que se tiende para hacer sombra. Así pues, tanto nuestros clientes como nosotros no vamos desencaminados en cuanto a nuestra definición informal. Buscamos, en segundo lugar, “lona”. Encontramos: Tela fuerte de algodón o cáñamo, para velas de navío, toldos, tiendas de campaña y otros usos. Interesante, para definir una “lona” la RAE precisa de la palabra “toldos”.  Con razón, pues, hemos gastado unas líneas para describir el porqué utilizar toldos, lonas y cobertores indistintamente.

Planta rafiaRafia

Hasta aquí la explicación de las apreciaciones. Entramos en materia analizando el material de que están fabricadas dichas lonas o toldos: la rafia.

Todos los toldos y las lonas más comunes están fabricados de rafia de polietileno.  Pero, ¿qué es la rafia? La rafia es un material sintético en forma de hilos que se obtienen del polietileno y del polipropileno. Es una materia prima utilizada para muchos otros artículos (sector del cordado o incluso del textil) y citando textualmente de la Wikipedia su nombre proviene de

la “rafia natural” una planta del África tropical con grandes hojas que proviene del género Raphia.

De todo ello se obtiene unos hilos flexibles que se entrelazan entre sí, cruzándose unos a otros logrando ángulos rectos de 90º. Es interesante darnos cuenta que al cruzar muchos hilos de rafia a 90 grados conseguimos una textura fuerte y, por tanto, cuando más hilos cruzamos con ángulos rectos (más gramaje) más resistencia conseguiremos.

Es importante conocer que la rafia, aun estar formada por fibras textiles, es totalmente reutilizable para la fabricación de otros materiales y, todo ello, gracias a su elevada resistencia y a su durabilidad.

 Hilos Rafia polietileno

Polietileno

Por otro lado tenemos el polietileno, el polímero más sencillo de todos químicamente hablando, que se acopla a la tela de rafia para conseguir una rafia de polietileno. 

El polietileno es un plástico comúnmente utilizado para la fabricación de todo tipo de envases y embalajes. Quizás sea difícil encontrar un sector industrial que no precise del polietileno para la fabricación de alguno de sus componentes.

El polietileno tiene unas ventajas químicamente hablando que le hacen un material muy utilizado para la fabricación de muchísimos otros componentes de muchos sectores diferenciados.

En primer lugar es muy resistente a la tensión, a la tracción y a la comprensión. Es un material que se acopla al contenido con una humildad espectacular con lo que químicamente es totalmente inerte. Teniendo en cuenta otros materiales o incluso metales el polietileno (conocido como PE) es de muy baja densidad y aún así consigue ser muy rígido y fuerte.

En segundo lugar, al contrario que muchos puedan pensar, el polietileno no es tóxico. Por ello se utiliza muchísimo en el sector de la alimentación.

En tercer lugar, es impermeable. Aquí una característica vital que redondea el uso del polietileno en los toldos o las lonas de rafia. Dicha característica le da un plus de calidad y diferenciación para que sea el polietileno y no otro material el que se emplee para su fabricación.

En cuarto puesto, es muy resistente. Resistente en términos generales y también resistente al impacto, al desgaste y a la abrasión. Todo ello es realmente muy bienvenido para las utilidades que después citaremos que, en su mayoría, requieren de una flexibilidad-resistencia adecuada.

En quinto lugar, invulnerable a las temperaturas muy bajas. Es realmente interesante esta propiedad del polietileno puesto que la exposición continuada al frío no debe perjudicarnos nuestra lona o toldo cobertor.

En definitiva,  una vez analizados los 5 aspectos más relevantes del polietileno PE nos damos cuenta que, sin duda, es un material que encaja a dedo con el tejido de rafia que se necesita para la fabricación de un toldo. Uniendo ambos materiales conseguimos multiplicar exponencialmente las ventajas que nos ofrecen los distintivos elementos por separado. El resultado: un material impermeabilizado (gracias al polietileno), flexible (gracias a los hilos de la rafia), muy resistente al desgaste (gracias a las propiedades del polietileno y al propio tejido de rafia),  con aguante al frío (gracias al polietileno) y no tóxico.

Si construyésemos una lona o un toldo ahora mismo solamente tendríamos las materias primas: la rafia y el polietileno. Dos materiales principales para la fabricación de un toldo o lona con todas las características descritas anteriormente.

¿Cuál es el siguiente paso? Cómo se fabrica un toldo o una lona?

Mediante la unión del tejido de rafia con el polietileno, tratado químicamente, y consiguiendo una plastificación de la rafia obteniendo una rafia de polietileno plastificada o laminada por ambas caras.

El gramaje de un toldo o lona:

El gramaje de una lona o un toldo se define como la relación entre peso y metros cuadrados. A mayor peso por metro cuadrado conseguiremos un gramaje superior. I viceversa.

¿Es importante el gramaje de un toldo o lona?

 Conocer el gramaje antes de comprar un toldo es fundamental. El grosor, la resistencia y la durabilidad repercuten directamente del gramaje de una lona. Evidentemente, cuanto mayor sea el gramaje más resistencia y durabilidad nos ofrecerá el toldo pero perderemos flexibilidad. Recordad que la rafia es un conjunto de fibras sintéticas que se cruzan con ángulos de 90 grados entre sí. La distancia de separación entre estos hilos de rafia mide el gramaje de la lona y cuantos más hilos menor flexibilidad tendremos.  Pero no hay razón para preocuparse, casi no se fabrican toldos o lonas con un gramaje que no se puedan doblar, por ejemplo. Por ejemplo, un gramaje superior para lonas de piscinas, de unos 200gr/m2, está pensado para cubrir la piscina horizontalmente. A pocos se les ocurriría cubrir la piscina haciendo bultos en su interior y, en tal caso, cuando menor sea el gramaje más se adaptará la lona a los “bultos o estatuas”. 

El gramaje estándar de un toldo de rafia de polietileno es de 90 gr/m2. Con él se consigue una resistencia media o moderada para la mayoría de aplicaciones o utilidades. No obstante les recomendamos exponer claramente para qué van a utilizar el toldo para orientarles si, por ejemplo, un gramaje de 80gr/m2 ya les es suficiente y pueden ahorrarse unos euros.

[Aquí es importante hacer un pequeño paréntesis respecto al precio de las lonas o toldos de rafia. El precio es directamente proporcional a los metros cuadrados de lona pero algunas veces no tiene porqué serlo en relación al gramaje: ver más adelante cuando se trata el tema del precio].

 Otros gramajes interesantes son: 110gr/m2, 140gr/m2, 150gr/m2, 200 gr/m2 o incluso 220gr/m2. Estas son las medidas habituales que se utilizan para las utilidades más comunes.

Tamaños y medidas de un toldo o una lona:

Una vez tenemos claro que el material (rafia + polietileno) nos es adecuado para nuestro uso, después de asesorarnos sobre qué gramaje es mejor utilizar para nuestro objetivo, llega la hora de sacar el metro y medir exactamente el terreno o espacio que deseamos cubrir.

Medir exactamente el espacio es fundamental para evitar posibles errores. Parece obvio y no es necesario extenderse en este punto pero más de uno y de dos… y de tres nos han pedido cambiar la talla el toldo por uno más grande o incluso más pequeño. 

En este punto es necesario destacar que la superficie útil de la lona, en algunos modelos de toldos, puede ser livianamente inferior a la medida descrita por el toldo, puesto que la medida total incluye también el refuerzo doblado y, por tanto, nos dejamos por el camino algunos centímetros de menos. Antes de comprar, si la descripción técnica de la lona no lo menciona es aconsejable consultarnos.

Solamente como recomendación: medir la superficie es diferente que medir el volumen de superficie que queremos cubrir.

Medidas o tamaños habituales: (Clic aquí para ver el listado completo con precios, medidas y colores)

-          2m x 3m (6 metros cuadrados).

-          3m x 4m (12 metros cuadrados).

-          3m x 5m (15 metros cuadrados).

-          4m x 5m (20 metros cuadrados).

-          4m x 6m (24 metros cuadrados).

-          5m x 8m (40 metros cuadrados).

-          6m x 8m (48 metros cuadrados).

-          5m x 12m (60 metros cuadrados).

-          6m x 10m (60 metros cuadrados).

-          8m x 10m (80 metros cuadrados).

-          6m x 14m (84 metros cuadrados).

-          8m x 12m (96 metros cuadrados).

-          10m x 15m (150 metros cuadrados).

A continuación se muestra la distribución de los ojales y la superficie en metros cuadrados de un toldo de ejemplo de 5x8m. Como vemos cubre una superficie plana de 40 metros cuadrados y dispone de un total de 22 ojales, ojetes o arandelas de sujeción.

Ejemplo toldo 5x8 con 22 ojales

Lonas y toldos totalmente impermeables de serie:

Dichas lonas de rafia están totalmente impermeabilizadas para aguantar lluvia torrencial o incluso fuertes nevadas. Además, son impermeables por ambas caras por lo que se pueden usar indistintamente.

Leemos que, a pesar de todo, aún hay algunos que prefieren impermeabilizar toldos o lonas de algodón.  Tradicionalmente para impermeabilizarlas se utilizaba aceite de linaza o cera. Actualmente, para aquellos interesados, los aerosoles químicos impermeabilizantes nos facilitan muchísimo el trabajo. Sin embargo, la efectividad no está asegurada y la vida útil suele ser menor que 1 año.

Protección adicional del toldo o la lona:

Cuando compramos un toldo o lonas de polietileno debemos asegurarnos que incluya una serie de refuerzos adicionales tales como:

Ojales, anillos, ojetes, argollas o arandelas: agujeros redondos fuertes atraviesan la lona y nos permiten atar el toldo con fuerza. En realidad disponer de los ojetes es fundamental y no conocemos otro sistema que funcione mejor para ligar la lona y amarrarla con un grado de seguridad elevado. Los anillos o arandelas se colocan en todo el perímetro del toldo separándose entre sí por un metro de distancia. Para sujetar el toldo no es necesario utilizar todos los ojales pero nos vendrá bien disponer de cuantas más arandelas mejor para disponer de más opciones cerca del punto de amarre que se quera utilizar para retenerlo. Extraordinariamente el toldo o lona de 200 gr/m2  especial para piscinas se fabrica con ojales cada  medio metro. La razón principal es para impedir que penetren los rayos del sol en el interior y, por tanto, separando los ojales cada pocos centímetros se consigue una ocultación mayor.

Ojales ojetes anillos arandelas toldos lonas

Refuerzo perimetral de la lona: una vez se tiene la rafia impermeabilizada con el polietileno perímetro es el momento de reforzar el perímetro del toldo. Con ello simplemente buscamos añadir grosor, peso y resistencia a los laterales de la lona, para así darle más consistencia al toldo y conseguir una mayor durabilidad. Hay que tener en cuenta que el perímetro de la lona, donde se añaden también los ojales, es la parte del toldo que más se tensiona cuando colocamos el toldo y por lo tanto la que requiere un mayor aguante. 

¿Cómo conseguimos reforzar la lona?

En primer lugar se dobla la lona interiormente por unos centímetros de más. Seguidamente se rodea todo el toldo con un cordel y se coloca encima del doblado, se cierra con alta temperatura. Posteriormente se refuerzan las esquinas para proteger de los posibles tirones del viento.  

¿Cuál es la mejor manera de sujetar un toldo o una lona?

Existen varios mecanismos de sujeción interesantes y cada uno de ellos se deberá valorar según el tamaño del toldo, los riesgos expuestos y de la distancia de amarre entre la lona y el punto de sujeción (pared, árbol, columna...).

En la mayoría de los casos nos será necesario disponer de varias fijaciones especiales para toldos. Su flexibilidad y elasticidad permite asegurar el toldo en casi todas las posiciones que queramos y, lo mejor de todo, que lo podremos poner y quitar de forma facilísima. Todo ello seria imposible sin disopner de ojetes o argollas para fijar al goma o el pulpo elástico.

Sujetar un toldo o una lona

La lona: ¿protege de los rayos UV?

La protección de las lonas / toldos frente los rayos UV a los seres humanos es total, obviamente, si nos encontramos debajo de ella.

Quizás es más interesante si nos preguntamos si la lona o toldo es resistente a los rayos ultravioleta, posiblemente esta sea la pregunta que queráis conocer respuesta.

Todos los toldos y lonas de plástico que suministramos resisten a los rayos del sol. Sin embargo una exposición continuada durante muchísimo tiempo (meses) nos desgastaría la lona poco a poco hasta degradarla. Con todo hay un toldo que claramente está pensado para la exposición directa a los rayos UV: el toldo o lona para piscinas. (Ver más adelante la descripción de dicha lona especial).

Utilidades o aplicaciones comunes:

Es difícil concretar o enumerar por estricto orden los usos, aplicaciones o utilidades más comunes o frecuentes. Las grandes posibilidades que ofrece un toldo de rafia hacen que sea un poco delicado resumir al detalle sin dejarnos una utilidad, para algunos, imprescindible. Para ello, en este punto nos basaremos en nuestra experiencia acumulada a lo largo de los años gracias a la interacción directa de nuestros clientes que nos enseñan y nos piden sus necesidades. 

No obstante, es realmente agradable viajar en el tiempo y darse cuenta que en la revista Agraria oficial del Estado, del año 1991, ya se hablaba del uso de los plásticos de polietileno en varias aplicaciones de la agricultura. En artículo (enlace) se hace constar claramente que el polietileno cambió sustancialmente la geografía rural transformando el modo de incrementar la productividad de la agricultura. También es curioso cómo se menciona que “en el campo las cosas siempre avanzan más lentamente”.

Así pues nos es gratificante iniciar a nombrar las aplicaciones empezadas por las que el ejemplar del 1991 nos indica:

  • Toldos y lonas para el cultivo: desde el uso para la cobertura de suelos, normalmente en suelos acolchados, lonas para túneles de cultivo para la protección contra heladas, para incrementar la productividad con láminas internas, toldos y lonas para invernaderos, para resguardar la madera o cultivos de larga duración…
  • Lonas o toldos de protección de cosechas y cultivos: toldo/lona cortavientos para agricultura, ganadería, construcción y actividades al aire libre.
  • Toldos o lonas para el sombreado (en exterior o en invernaderos), para la recogida de aceitunas, frutas y frutos diversos, cereales…
  • Lonas de polietileno para la protección de tractores y maquinaria agrícola.
  • Lonas para delimitar o cercar el ganado, el huerto…
  • Lona de protección contra pájaros o aves.
  • Lonas para toldos.

 Todas las anteriores aplicaciones se nombraban en la revista Agraria del Estado el año 1991 y, sin duda, hoy en día siguen siendo totalmente válidas.

Algunas otras aplicaciones que junto a nuestros clientes hemos recopilado son:

-          Toldo o lona para parada de mercado.

-          Toldo o lona para camping, para rulot o para el suelo de la parcela. 

-          Lona o toldo para terrazas o balcones.

-          Lona para cubrir vehículos, coches, motos, remolques, bicicletas…

-          Lonas para envolver o resguardar balas de paja o balas de ganado.

-          Lonas para proteger o envalijar muebles durante una mudanza, para guardarlos una temporada…

-          Lona para tapar maquinaria del polvo, materiales, etc.

-          Lonas/toldos para tapar piscinas.

-          Lona para substituir las mallas de sombreo en obras y en construcciones, que se prefiere disponer de un material más resistente a las rozaduras.

Colores más habituales en toldos y lonas de rafia:

Analizando el mercado nos damos cuenta que la variedad de colores en lonas de polietileno es más bien escasa y se distribuye, mayoritariamente entre:

  • Color blanco.
  • Color azul.
  • Color verde.

Es interesante darse cuenta que algunos modelos disponen de una cara de color azul y otra de color verde, para poder usarlas según convenga. Se fabrican dichos colores por ser los que se adaptan a las necesidades más habituales de los usuarios y, por tanto, no se innova en la producción de toldos y lonas de más colores. 

Aún así, el toldo o la lona de color verde es cada vez más solicitada en zonas rurales y forestales puesto que si se pretenden extender grandes superficies de terreno ofrecen un impacto menos desagradable a la vista e incluso pasan desapercibidas en muchas ocasiones. Recordamos el caso de un usuario y cliente habitual de nuestra tienda online que nos comunicó de su experiencia con un grupo ecologista que le pidieron la posibilidad de cambiar las lonas por las de color verde y él, amablemente, cambio las lonas.

Mención especial para las lonas para piscinas:

Existe una clase de toldo/lona que sobresale por sus cualidades técnicas; estamos introduciendo el toldo especial para piscinas.

Fabricado con 200 gr/m2 y con unos refuerzos más que resistentes es uno de los toldos más prácticos para cubrir una piscina, grande o pequeña, de forma fácil y muy económica.

No solamente cuentan con sus refuerzos y es que incorporan ojales/ojetes/anillos en cada medio metro (y no en cada metro como las lonas impermeables habituales). La peculiaridad de este toldo es que debe impedir que entren los rayos del sol y, para ello, llevan sus ojales en cada medio metro para amarrar con toda firmeza la lona.

El color de este toldo también es especial: color azul y plata (uno por cada lado). La cara de color azul es la parte que debe ir boca arriba. Parte impermeable, resistente a los rayos ultravioleta y de difícil desgaste. Por otro lado, la cara plateada es la que va boca abajo y es que le lleva la protección contra el cloro. Debemos tener en cuenta que para no desgastar el toldo la protección al cloro es fundamental y gracias a ella la lona nos aguantará sin problemas.

Peligros y recomendaciones de las lonas y toldos:

Las lonas y los toldos nos hacen la vida más fácil. Sin embargo, hay algunos riesgos que debemos conocer de antemano para evitarlos.

-          Riesgos durante la colocación del toldo.

Durante la colocación de la lona debemos asegurarnos de fijar correctamente el toldo mediante sus ojales a amarres seguros y no muy separados de la lona en sí. También es importante que se utilicen cuantos más ojetes mejor para lograr una estabilidad mejor.

-          Riesgos por ráfagas de viento.

El viento es el principal enemigo de los toldos y las lonas. En muchas ocasiones, sus grandes superficies bloquean el paso del viento y ello ocasiona algún que otro susto. El principal error viene de no utilizar todos y cada uno de los ojales/ojetes de fijación puesto que en el momento que una ráfaga de viento se cuela dentro del toldo, sea por un ojete no fijado, puede llegar a tirar de la lona con la suficiente fuerza como para desgastar la rafia, desarmar los anclajes o incluso hacer volar por los aires la lona.

En el caso que el toldo o la lona no se utilice para cubrir materiales sino para proporcionar sombra, para paradas de mercado, etc. es conveniente no utilizar lonas de muchos metros. Se recomienda, en este caso, unir dos o más toldos mediante los ojales para conseguir tapar la zona deseada. De este modo, el viento encontrará la salida por las juntas y circulará sin perjudicar o desgastar el toldo.

-          Riesgos por abundantes lluvias y por acumulación de agua.

Siempre deberemos comprobar que el toldo o la lona queda en una posición no horizontal. Es decir, la correcta colocación de una lona o un toldo de rafia impermeable son con una pendiente o inclinación moderada. ¿Qué logramos con ello? No acumular agua en una parte del toldo puesto que podría desgastarse  con más rapidez. Además, cuando vuelva a llover o a nevar, se volverá a acumular en el mismo lugar, desgastando más y más el toldo. (Evidentemente, cuando mayor sea el gramaje del toldo, menor será el desgaste).

Precios del toldo y de la lona:

Llegados a un punto interesante para el lector: el precio. Aquí encontraremos una relación positiva entre precio – gramaje y una relación positiva prácticamente proporcional entre precio y metros cuadrados.

Precio toldos lonas

Línea azul: Muestra la relación precio y metros cuadrados. Evidentemente parte del punto (0,0) en el que 0 metros cuadrados tienen un precio de 0€. Seguidamente el precio evoluciona proporcionalmente en relación a los metros cuadrados deseados (puede variar en algunos toldos concretos).

Línea rosada: Muestra la relación entre el gramaje por metro cuadrado y el precio. En este caso, enseguida que nos encontramos en un salto cualitativo del toldo vemos como incrementa también el precio de forma significativa y seguidamente mantiene la proporcionalidad dentro del mismo modelo de toldo.

Se pueden encontrar toldos de gramajes interesantes des de aproximadamente 3€ (IVA incluído). Para ver una tabla de precios según medidas, gramajes y colores pueden seguir este enlace.

En conclusión:

Tal y como hemos visto en este artículo el mundo de los toldos y lonas impermeables de rafia es amplio: se bautizan con varios nombres indistintamente, sirven para todos y, como no puede ser de otra forma, existe un toldo y una lona que se adapta a sus necesidades.

Curiosidad:

No se confunden, “Los Toldos” es también una ciudad del centro de la provincia de Buenos Aires, Argentina. Su gentilicio, “toldense”, les delata, y es que el nombre del pueblo originariamente proviene de una toldería que se instaló en la zona.

No duden en contactarnos para pedir más información.

> Planas.pro