Categorías

Utilidades

Marcas

Vestuario ignífugo vs vestuario de trabajo

En este artículo exponemos todo aquello que engloba el vestuario de trabajo y el vestuario ignífugo. Analizamos las diferentes normativas actuales en materia de ropa de trabajo y destacamos, en especial, el vestuario ignífugo vs el vestuario de trabajo.

El vestuario de trabajo ha tenido como objetivo, desde sus ancestrales inicios, el de ofrecernos una seguridad o protección contra los riesgos que uno puede someterse cuando está desempeñando una tarea específica. Por ello, el vestuario siempre ha sido una barrera física, muchas veces la única barrera, que nos ha separado de un riesgo o peligro inminente. Así, llevar vestuario de trabajo (sin entrar en detalle de qué tipo) es un acto que todos aquellos profesionales que lean esto ni se plantearan, pero es que es mucho más: llevarlo también nos ayuda psicológicamente (aspecto importante) a desempeñar nuestro trabajo, como mínimo, más seguros, más eficaces, más serenos, más tranquilos e incluso más convencidos, con aquella seguridad cuando uno hace las cosas bien, de la forma correcta.

Y es que no solamente el trabajador es el interesado. El empresario que tiene un trabajador queda obligado por la normativa actual de prevención de riesgos laborales a suministrar dicha ropa de trabajo.

Vestuario de trabajo es sinónimo de vestuario de protección. Una protección indispensable para conseguir llevar a cabo los objetivos que nos planteamos. Sin embargo, vestuario de trabajo es realmente muy genérico. En esto de la protección laboral, siempre es necesario concretar.

Seleccionar el vestuario de trabajo

No siempre es tarea fácil. Uno debe ser muy consciente de los riesgos que se pueden asumir, tener claras las limitaciones y siempre, antes de comprar cualquier prenda de protección realizar una evaluación de riesgos para asegurarnos que realmente nos protege en el grado adecuado que necesitamos.

Tal y como hicimos en el documentoInformación útil sobre vestuario de alta visibilidad” se deben seguir 4 marcados pasos y seguirlos a la perfección:

1- Medición del riesgo.

En primer lugar debemos medir o cuantificar el riesgo a que nos sometemos. Una buena forma es preguntémonos dónde están los peligros, como los podemos detectar, son realmente importantes, durante cuánto tiempo voy a estar en peligro, si existen condiciones climáticas adversas, si utilizo alguna herramienta de carácter violento.

 2- Detectar el nivel de protección necesario.

Una vez detectado el riesgo o peligro es importante detectar el nivel de la protección requerida. Una misma prenda puede ser útil por dos niveles de protección pero no serlo para un nivel superior, por lo que cada situación requiere un tipo y una clase de vestuario diferente.

3- Disponer del vestuario de trabajo en cuestión.

Después de conocer el riesgo al que nos sometemos y el nivel que nos exige el mismo, llega la hora de conseguir el material o vestuario adecuado para tales finalidades. En este punto, como distribuidores de EPIS, les recomendamos solicitar si un mismo equipo o vestuario es válido conjuntamente con otro que ya utilicemos normalmente.

4- Experimentar el vestuario ante el riesgo laboral.

Probar o experimentar que el tipo de vestuario de trabajo adquirido es el adecuado en vuestro entorno. Es un paso importantísimo para validar los tres puntos anteriores y, en caso de necesidad volver a valorar el punto 1 des del inicio.

Es de vital importancia que comprendamos que dos trabajadores con tareas similares que usen un mismo tipo de vestuario de trabajo para contrarrestar un riesgo común, puedan no ser adecuados para los dos trabajadores.

Breve apunte de la normativa:

El vestuario de trabajo o de protección, de acuerdo al Real Decreto 773/1997, deberá estar certificada según lo establecido en el Real Decreto 1407/1992.

El Real Decreto 1407/1992 establece que los Equipos de Protección Individual pueden clasificarse en tres categorías según el riesgo o protección que solventan:

-          Vestuario de trabajo de Categoría I

-          Vestuario de trabajo de Categoría II

-          Vestuario de trabajo de Categoría III

Veamos que engloba cada categoría:

Ropa de Categoría I: vestuario laboral de la categoría mínima para ser catalogada como ropa de trabajo. En este apartado encontramos todo aquel vestuario que combate contra los efectos atmosféricos que no sea climatología excepcional ni extrema. Por ejemplo, aquí encontramos los delantales de protección térmica para temperaturas inferiores a los 50ºC y, otro ejemplo, para vestuario de protección frente a soluciones diluidas de detergentes.

Ropa de Categoría II: aquí encontramos todo el vestuario técnico para mecánicas, vestuario ignífugo contra el calor y el fuego, de protección frente a moto sierras, vestuario para el frío (moderado), vestuario ignífugo para soldadores y todo el vestuario tanto de señalización como de alta visibilidad.

Ropa de Categoría III: aquí se engloba todo aquel vestuario de protección laboral de características superiores: encontraremos la ropa de protección química, ropa de de protección frente al frío para temperaturas por debajo de –50ºC, y, por ejemplo, todo el equipo de bomberos.

Tipos de vestuario de protección según la normativa actual y sus marcados

Cada tipo de vestuario de trabajo incorpora un marcado que identifica la protección que proporciona.  El marcado puede ir sobre la propia ropa o en una etiqueta cosida o incrustada a ella.

Por lo tanto, tendremos:

-          Nombre de la marca o fabricante.

-          Marcado CE con su correspondiente Categoría, I, II o III.

-          Talla del artículo.

-          Número de la norma específica.

-          Pictograma del riesgo y niveles de protección.

-          Pictograma de información (instrucciones de uso en caso que corresponda).

-          Marcado de cuidados (según el tipo de ropa: lavado, planchado, etc.).

Aprovechamos este punto para nombrar algunas normativas habituales según su grado de protección. Gracias a ellas, identificaremos correctamente el vestuario de trabajo adecuado para tal fin:

EN 340:2004, Ropa de protección - Requisitos generales.

EN 342:2004, Ropa de protección. Conjuntos y prendas de protección contra el frío.

EN 343:2004, Ropa de protección contra la lluvia.

EN 381-5:1995, Ropa de protección para usuarios de sierras de cadena accionadas a mano. Parte 5: Requisitos para los protectores de las piernas.

EN 381-9:1997, Ropa de protección para usuarios de sierras de cadena accionadas a mano. Parte 9: Requisitos para polainas protectoras contra sierras de cadena.

EN 381-11:2003, Ropa de protección para usuarios de sierras de cadena accionadas a mano. Parte 11: Requisitos para las chaquetas protectoras.

EN 510:1994, Especificaciones de ropa de protección contra los riesgos de quedar atrapado por las piezas de las máquinas en movimiento.

EN 470-1:1995/A1:1998, Ropa de protección utilizada durante la soldadura y las técnicas conexas. Parte 1: Requisitos generales.

EN 471:2004, Ropa de señalización de alta visibilidad. Métodos de ensayo y requisitos.

EN 469:2006, Ropa de protección para bomberos. Requisitos de prestaciones y métodos de ensayo para la ropa de protección en la lucha contra incendios.

EN 531:1996/A1:1998, Ropa de protección para trabajadores expuestos al calor.

EN 943-1:2003/AC:2006, Ropa de protección contra productos químicos lí­quidos y gaseosos, incluyendo aerosoles líquidos y partículas sólidas. Parte 1: Requisitos de prestaciones de los trajes de protección química, ventilados y no ventilados, herméticos a gases (Tipo 1) y no herméticos a gases (Tipo 2).

EN 943-2:2002, Ropa de protección contra productos químicos líquidos y gaseosos, incluyendo aerosoles líquidos y partículas sólidas. Parte 2: Requisitos de prestaciones de los trajes de protección química, herméticos a gases (Tipo 1), destinados a equipos de emergencia (ET).

EN 1073-1:1998, Ropa de protección contra la contaminación radioactiva. Parte 1: Requisitos y métodos de ensayo de la ropa de protección ventilada contra la contaminación radioactiva bajo forma de partículas.

EN 1073-2:2003, Ropa de protección contra la contaminación radioactiva. Parte 2: Requisitos y métodos de ensayo para la ropa de protección no ventilada contra la contaminación por partículas radioactivas.

EN 1149-5:2006 Vestuario de protección: Propiedades electroestáticas-Parte 5: Requisitos de desempeño.

EN 1486:1996, Ropa de protección para bomberos. Métodos de ensayo y requisitos relativos a las ropas reflectantes para trabajos especiales de lucha contra incendios.

EN 13034:2005, Ropa de protección contra productos químicos líquidos. Requisitos de prestaciones para la ropa de protección química que ofrece protección limitada contra productos químicos líquidos (equipos de tipo 6 y de tipo PB).

EN ISO 13982-1:2005, Ropa de protección para uso contra partículas sólidas. Parte 1: Requisitos de prestaciones para la ropa de protección química que ofrece protección al cuerpo completo contra partículas sólidas suspendidas en el aire (Ropa de tipo 5).

EN ISO 13998:2004, Ropa de protección. Delantales, mandiles, pantalones y chalecos protectores contra los cortes y pinchazos producidos por cuchillos manuales.

EN 14058:2004, Ropa de protección. Prendas para protección contra ambientes fríos.

EN 14126:2004/AC:2006, Ropa de protección. Requisitos y métodos de ensayo para la ropa de protección contra agentes biológicos.

EN 14404:2005, Equipos de protección individual. Rodilleras para trabajos en posición arrodillada.

EN 14605:2005, Ropa de protección contra productos químicos líquidos. Requisitos de prestaciones para la ropa con uniones herméticas a los líquidos (del Tipo 3) o con uniones herméticas a las pulverizaciones (del Tipo 4), incluyendo las prendas que ofrecen protección únicamente a ciertas partes del cuerpo (Tipos PB [3] y PB [4]).

EN ISO 14877:2004, Ropa de protección para operaciones de proyección de abrasivos utilizando abrasivos granulares.

EN 23758: 1994, Textiles. Código para etiquetado de conservación por medio de símbolos.

EN 15614:2007, Ropa de protección de los métodos de prueba bomberos y laboratorio así como requisitos de rendimiento para la ropa forestales.

Todas estas normativas se establecen con el fin que los fabricantes puedan ofrecer aquellos requisitos fundamentales  para cumplir las expectativas que se desempeñan en cada tipología de trabajo, de acuerdo con las condiciones que establece la CE y sus tratados.

Vestuario ignífugo

A partir de aquí, tratamos de exponer aquellas cualidades que engloban el vestuario ignífugo o vestuario para soldador. Unas prendas de alta tecnología fabricados con tejidos ignífugos e antiestáticos, que mantienen sus propiedades y cualidades después de cada lavado.

Principalmente los riesgos de explosión o de combustión por almacenamiento de gases estáticos y cuando exista riesgo de partículas en incandescencia. Tal y como anunciábamos, estos trabajos, principalmente se engloban en labores de soldadura, oxicorte y similares.

El vestuario ignífugo, tal y como pasa con el vestuario de trabajo, debe cumplir su normativa específica. Por ejemplo, la EN ISO 116611: 2007 especifica los requisitos mínimos que debe cumplir la ropa de protección de soldadura. De esta forma, se consigue fabricar una ropa ignífuga que ofrece protección a las salpicaduras, al contacto de corta duración con llama o, incluso, el choque eléctrico por contacto accidental.

 EN ISO 116611: 2007

Como es habitual en las normativas de vestuario laboral, la norma se divide en dos niveles, según el grado de protección que se requiera. Clase I o Clase II.

Otra normativa que complementa la anterior es la EN ISO 11612: 2008. Ésta especifica los mínimos que se exigen en para el vestuario ignífugo frente el calor y la llama. Asimismo también se diferencia por ser de Clase I, Clase II o Clase III (de menos a más protección.

EN ISO 11612 2008 - vestuario ignifugo

Pictograma del vestuario ignífugo

A continuación les exponemos tal y como se debe leer un pictograma y su nivel de prestación. En este caso, aprovechamos la ocasión para comentar el pictograma de un vestuario tipo chaqueta, mono o pantalón ignífugo, con protección al calor.

Normativa EN 531.

Nivel de prestación: A B2 C1 DX EX

Leyenda:

A: Propagación limitada de la llama

B: Calor convectivo. Asociado al tiempo medio necesario para que se produzca un aumento de temperatura de 24 ºC al exponer el material a una fuente de calor convectivo. Explicación: Hay 5 niveles posibles y el B2 corresponde a un índice de transferencia del calor de entre 7 y 12 segundos.

C: Calor radiante. Asociado al tiempo medio necesario para que se produzca un aumento de temperatura de 24 ºC al exponer el material a una fuente de calor radiante. Explicación: Hay 4 niveles posibles y el C1 corresponde a un índice de transferencia de entre 8 y 30 segundos.

D: Salpicadura de aluminio fundido.

E: Salpicadura de hierro fundido.

F: Calor por contacto.

Seguidamente vamos a desarrollar cada nivel de prestación de cada certificación que contenga diferentes niveles. Empecemos por el nivel de prestación B: por calor convictivo.

 

Ensayo de calor convectivo  
Nivel de prestación Rango de HTIª 24 (s)
mínimo máximo
B1 4,0 < 10,0
B2 10,0 < 20,0
B3 20,0  
ª = índice de transferencia de calor según la Norma ISO 9151
     
Ensayo de calor radiante  
Nivel de prestación Rango de RHTIª 24 (s)
mínimo máximo
C1 7,0 < 20,0
C2 20,0 < 50,0
C3 50,0 < 95,0
C4 95,0  
ª = índice de transferencia de calor radiante según la Norma ISO 6942
     
Salpicaduras de aluminio fundido  
Nivel de prestación Salpicadura de aluminio fundido (g)
mínimo máximo
D1 100,0 < 200
D2 200,0 < 350
D3 350,0  
Según norma ISO 9185  
     
Salpicaduras de aluminio hierro  
Nivel de prestación Salpicadura de hierro fundido (g)
mínimo máximo
E1 60,0 < 120
E2 120,0 < 200
E3 200,0  
Según norma ISO 9185  
     
Calor por contacto    
Nivel de prestación Tiempo umbral (s)
mínimo máximo
F1 5,0 < 10,0
F2 10,0 < 15,0
F3 15,0  
Según norma ISO 12127  



Existen diferentes líneas de vestuario de trabajo ignífugo.


Principalmente se dividen en:

-          Vestuario ignífugo y termorresistente

Principalmente fabricados con tejidos ignífugos, antiestáticos, contra el arco eléctrico y permanentes al lavado. Ideal para trabajos de soldadura, trabajos con riesgo de explosión y/o combustión por almacenamiento de energía estática y para trabajos donde existan riesgos de proyecciones de partículas en incandescencia.

-          Vestuario ignífugo con tejidos que no arden. 

Ropa ignífuga que no arde, en caso de fuego, que forma una placa de carbón protector. Incluso, no produce gotas por fusión que pudieran causar fuegos secundarios.

-          Vestuario sin elementos volátiles inflamables

Vestuario fabricado con un compuesto que actúa en fase sólida que a su vez provoca la deshidratación de la celulosa y la convierte en estado “carbonoso”. Gracias a ello, limitamos la generación de compuestos volátiles inflamables.

Tipos de vestuario ignífugo por bloques

Bloque 1:

Buzo ignífugo de algodón

Mono ignífugo de algodón

Chaqueta ignífuga de algodón

Pantalón ignífugo de algodón

Camisa ignífuga de algodón

Bloque 2:

Buzo ignífugo de fibra antiestática

Mono ignífugo de fibra antiestática

Chaqueta ignífuga de fibra antiestática

Pantalón ignífugo de fibra antiestática

Camisa ignífuga de fibra antiestática

Bloque 3:

Buzo ignífugo con bandas reflectantes

Mono ignífugo con bandas reflectantes

Chaqueta ignífuga con bandas reflectantes

Pantalón ignífugo con bandas reflectantes

Camisa ignífuga con bandas reflectantes

Para más información les invitamos a consultarnos con sus particularidades concretas, aportando el máximo detalle posible para proponerles una respuesta adecuada según sus necesidades. En esto del vestuario ignífugo cada detalles es importante. Sean precavidos. No tomen riesgos.